MITOS DE UX Parte II

Ahora que ya sabe que no debe regirse por la dictadura de los clicks o estrangular su diseño web para evitar la aparición del tan (infundadamente) temido scroll (¿no lo sabe? Eche un ojo a la primera parte de este artículo aquí), sigamos con el repaso a los falsos mitos de la experiencia de usuario:

  • Cuantas más funcionalidades, mejor. ¿Cuántas veces se ha quedado lo que parece una eternidad mirando la carta de un restaurante, totalmente incapaz de decidirse por uno u otro plato? Esa incapacidad tiene un nombre: “parálisis de la elección”. Y está intrínsecamente relacionada con la Ley de Hicks: a mayor número de elecciones posibles, más tiempo será necesario para decidirse por uno de ellos. El “cuantos más, mejor” aquí no se cumple.
  • El diseño tiene que ser innovador. No siempre… no hay que perder de vista la coherencia externa y el uso de estándares reconocibles para los usuarios. Unos segundos de confusión de más, hasta que el usuario entienda cómo desenvolverse en una interfaz que no le resulta conocida, pueden ser decisivos. No rompa los esquemas mentales de su usuario si no tiene una buena razón para ello.
  • La home es tu página más importante: Si cree que esto es así, Google tiene algo que decirle. Y escúchele atentamente. Porque él es ahora su página de inicio. Como destacan nombres clave de la UX como Nielsen o Mcgovern, del tráfico que entra a una página web, sólo alrededor del 20% lo hace a través de la home. Un porcentaje que tiende descender con el tiempo de forma inexorable, mientras los resultados de los buscadores se afinan y adaptan a cada usuario, permitiéndole una ruta directa que se salta la mimada página de inicio. No concentre sus esfuerzos en su home porque, recuerde, cada una de sus páginas es la home para alguno de sus usuarios. Mientras usted espera a su cliente en la puerta, éste está entrando por la ventana y cogiendo lo que necesita,  sin ser consciente de la excelente bienvenida que le tenía preparada.Experiencia de usuario vs diseño
  • El usuario actuará como esperamos. Probablemente el deseo de cualquier diseñador UX. Posiblemente la primera decepción que se haya llevado cualquiera de ellos. El usuario tiene una forma sorprendente de hacer suya cualquier herramienta y utilizarla a su antojo, alejada totalmente de su función original. Para muestra, un botón: muchos usuarios utilizan la barra del buscador Google para introducir la url completa de la página que van a buscar. Y lo seguirán haciendo porque los buscadores se han adaptado y le ofrecen como resultado eso que estaba buscando. Pero tranquilo, no estamos solos: piense que incluso el todopoderoso Apple tuvo que variar el diseño de su Mac Mini (su alternativa más asequible de ordenador) porque la gente lo utilizaba para sintonizar televisión.

Y si todo esto es falso ¿Cómo sé qué hacen y qué quieren mis usuarios? Deje de lado las creencias populares y céntrese en aquello que puede medir y comprobar. En Internet no hay excusa para no utilizar la analítica y los test de usabilidad como herramienta que fundamente cualquier decisión relacionada con ese ser sorprendente que es nuestro usuario.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked